¿Tiene COVID-19? Aquí le mostramos cómo tratarse en casa

9 consejos para ayudarlo a recuperarse en casa si tiene un caso de COVID-19 leve.

A grid of images showing some of the things you may need to treat yourself at home for COVID-19.

El coronavirus continúa propagándose rápidamente en los Estados Unidos, impulsado por la variante altamente contagiosa Ómicron, que ahora representa más del 98 % de los casos.

Pero la mayoría de las personas que desarrollan síntomas de COVID-19 transitan una enfermedad leve y pueden recuperarse en casa, según lo informan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers For Disease Control and Prevention, CDC).

“Si bien algunos pacientes requieren atención hospitalaria debido a su infección por COVID-19, la mayoría no la necesita y puede cuidarse de manera segura en casa”, afirma la Dra. Judy Tung, Jefa de Sección de Medicina Interna para Adultos en NewYork-Presbyterian/Weill Cornell Medical Center y Vicedecana de Desarrollo Docente en Weill Cornell Medicine. “Comprender los síntomas y cómo controlarlos y tratarlos puede ayudarlo a administrar sus cuidados de manera segura”.

La buena noticia, agrega la Dra. Tung, es que las vacunas contra la COVID-19 han demostrado ser muy efectivas para prevenir la enfermedad grave por COVID-19, y un refuerzo las vuelve más eficaces, incluso ante Ómicron. “Recomiendo especialmente que las personas elegibles se vacunen y reciban un refuerzo lo antes posible”, afirma la Dra. Tung.

Aquí, la Dra. Tung comparte con Health Matters cómo tratarse en casa si tiene COVID-19 leve.

Conozca los síntomas

La gama de síntomas que experimentan los pacientes a causa de COVID-19 es bastante amplia. Los síntomas clásicos incluyen dolor de cabeza, dolor de garganta, fiebre, congestión y goteo nasal, tos, dificultad para respirar, dolores musculares, fatiga intensa, náuseas, diarrea y alteración del sentido del gusto y el olfato.

“La gravedad de los síntomas puede variar bastante, al igual que la duración, la cual puede ser de días para algunos y semanas para otros, lo que es muy agotador”, afirma la Dra. Tung. “Es importante estar atento a sus síntomas”.

Comuníquese con un médico

Informe a su médico tan pronto como comiencen los síntomas de COVID-19 para que puedan aconsejarlo y controlarlo. Esto es especialmente importante para las personas con un mayor riesgo de complicaciones, incluidos los adultos mayores y las personas con afecciones como obesidad, enfermedad pulmonar crónica, diabetes o enfermedad cardiovascular. Si no tiene un médico de atención primaria, establezca una relación con uno, especialmente si es un médico que ofrece servicio de telemedicina. Si tiene un especialista para una afección como el cáncer, hágale saber que tiene síntomas de COVID-19. Tenga a mano el número de su médico.

Dr. Judy Tung, expert on how to treat yourself at home for COVID-19 and colds

Dra. Judy Tung

Hágase la prueba

La información es poderosa y le permitirá cuidarse a usted mismo y a las personas que lo rodean de la mejor manera. Por eso, es importante que se realice una prueba si tiene algún síntoma de COVID-19. La mayoría de las pruebas rápidas para el hogar y en los centros de pruebas son pruebas de antígenos y pueden producir resultados en unos 15 minutos. La pruebas de antígenos detectan proteínas de las partículas del virus y normalmente son menos sensibles que las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (polymerase chain reaction, PCR), por lo que es posible obtener un resultado falso negativo.

Si tiene síntomas de COVID-19, pero da negativo en una prueba de antígenos, haga un seguimiento con una prueba de PCR y aíslese en casa mientras espera los resultados. Si no puede hacerse una prueba de PCR, repita su prueba rápida de antígenos durante uno o dos días para aumentar las probabilidades de detectar el virus. Si tiene síntomas y su prueba rápida de antígenos es positiva, esto suele ser suficiente para confirmar su infección y no es necesario realizarse una prueba de PCR.

“Las pruebas para el hogar son una herramienta poderosa”, indica la Dra. Tung. “Si no tiene síntomas graves, no vaya al departamento de emergencias de un hospital solo para hacerse una prueba de COVID-19”.

Descanse y beba líquidos

Descanse mucho y manténgase bien hidratado. La fiebre, los vómitos y la diarrea podrían provocar una deshidratación significativa, lo que puede hacer que se sienta peor. Mantenga una botella grande de agua junto a su cama y beba de ella con frecuencia. Las sopas de caldo, el té con miel y el jugo de frutas también son buenas opciones.

“Puede darse cuenta de que se está deshidratando si siente la boca seca, se siente mareado cuando pasa de una posición sentada o en cuclillas a ponerse de pie, y si su producción de orina disminuye”, afirma la Dra. Tung. “Debería orinar al menos cada cuatro o cinco horas. La deshidratación severa es una de las razones por las que hospitalizamos a los pacientes con COVID-19, porque el cuerpo se debilita demasiado como para combatir la infección”.

Controle bien su salud

Lleve un registro detallado de sus síntomas y comuníquese con su médico si comienza a sentirse peor. Tómese la temperatura al menos dos veces al día y preste atención a su respiración, especialmente si siente que le falta el aire simplemente cuando está inactivo o al realizar una actividad mínima. Si tiene un oxímetro de pulso, que es un dispositivo que se sujeta a la yema del dedo, úselo para medir su nivel de oxígeno en sangre. Si cae por debajo del 95 %, consulte a un médico. Si cae por debajo del 90 %, llame al 911 o busque atención de emergencia de inmediato. COVID-19 grave puede provocar problemas respiratorios importantes y las personas pueden necesitar oxígeno suplementario.

Afortunadamente, agrega la Dra. Tung, una menor proporción de pacientes con Ómicron están experimentando niveles de oxígeno peligrosamente bajos y neumonía que requieran la hospitalización o un respirador. Si tiene problemas para respirar, dolor persistente o presión en el pecho, confusión repentina, mucha dificultad para despertarse o permanecer despierto, o ve que sus labios o cara se ponen azules, busque atención de emergencia inmediatamente.

Trate sus síntomas

Las fiebres altas o persistentes son peligrosas porque empeoran la deshidratación, nublan el pensamiento y aumentan la demanda general de oxígeno de sus órganos vitales. Por lo tanto, es importante tratar la fiebre. Tome un antifebril de venta libre como acetaminofén (500 miligramos a 1,000 miligramos) cada seis a ocho horas para mantener su temperatura por debajo de los 100 grados. Una ducha caliente para respirar el vapor puede aliviar el dolor de garganta y la congestión; sin embargo, asegúrese de estar bien hidratado y no tener fiebre alta antes de hacer esto. Los medicamentos antidiarreicos de venta libre pueden ayudar, especialmente si las heces son acuosas y los episodios exceden de 8 a 10 por día. A veces se necesita un inhalador para aliviar la opresión en el pecho o las sibilancias asociadas con la infección por COVID-19. Siempre consulte a su médico para adaptar su plan de tratamiento.

"Comprender los síntomas y cómo controlarlos y tratarlos puede ayudarlo a administrar sus cuidados de manera segura."

— Dra. Judy Tung

Solicite ayuda

Los miembros de su hogar deben comprar comestibles, surtir sus recetas (si no cumplen una cuarentena debido a la exposición) y ayudar con sus otras necesidades. Si vive solo, comuníquese con un amigo o familiar y hágale saber que está enfermo para que pueda comunicarse con usted y mantener su teléfono encendido por la noche. Pregúntele a alguien que viva cerca si puede traer alimentos y artículos de primera necesidad y dejarlos en su puerta, o bien utilice un servicio de entrega a domicilio. Además, es un buen momento para abastecerse de alimentos no perecederos, medicamentos y artículos para el hogar. Cree una lista de contactos de emergencia con amigos, familiares, vecinos y su médico.

Proteja a los demás

Es importante evitar la propagación del virus. Quédese en casa durante al menos cinco días, excepto para visitas médicas, y aíslese en una habitación tanto como sea posible, incluso para comer. Use un baño separado, si está disponible. Evite a sus familiares mayores o frágiles que tengan afecciones médicas. Use una mascarilla durante aproximadamente otros 10 días completos, lo que impide que coma con los demás (también deben usar una mascarilla si están cerca de usted). Estas medidas también se aplican a las personas que obtuvieron un resultado positivo de COVID-19, pero no tienen síntomas.

Si tiene que compartir una habitación, manténgase a 6 pies de distancia, como mínimo, de los demás. Las otras personas deben intentar dormir a 6 pies de distancia de usted y en posición invertida. Abra las ventanas de los espacios compartidos para permitir una buena circulación de aire. Si comparte un baño, limpie y desinfecte las superficies que se tocan con frecuencia después de usarlas; si está demasiado débil o no puede limpiar, su cuidador debe usar una mascarilla y esperar el mayor tiempo posible después de que usted haya usado el baño antes de ir a limpiarlo y usarlo, de conformidad con lo informado por los CDC. Siga las recomendaciones de los CDC sobre cómo lavar los platos y la ropa de manera segura, y cómo cuidar a alguien con COVID-19.

No comparta tazas, platos, utensilios, teléfonos celulares u otros dispositivos electrónicos, toallas o ropa de cama, y limpie diariamente las superficies que se tocan con frecuencia, como teléfonos, perillas de las puertas y manijas. Todos deben lavarse las manos con frecuencia durante al menos 20 segundos con jabón y agua o usar un desinfectante para manos

Regrese a la normalidad gradualmente

El tiempo de recuperación puede variar desde unos pocos días hasta más de dos semanas para los casos graves. Incluso cuando ya se sienta bien, es posible que siga propagando la enfermedad. Por eso, siga las pautas de los CDC antes de salir de la habitación de cuarentena y de su hogar. Los CDC indican que puede interrumpir el aislamiento en su hogar después de haber estado sin fiebre durante 24 horas sin usar un medicamento para reducir la fiebre, si sus otros síntomas han mejorado y si han pasado 5 días desde que aparecieron sus síntomas por primera vez. Antes de salir del aislamiento, hágase una prueba rápida de antígenos y, si da positivo, quédese en casa hasta el día 10. La pérdida del gusto o del olfato puede continuar durante semanas o meses y no es necesario retrasar el momento en que puede estar cerca de otras personas por este motivo. Las personas que estuvieron gravemente enfermas con COVID-19 o que están inmunodeprimidas deben quedarse en casa al menos 10 días, así que consulte con su médico.

Tratamientos para COVID-19

Para las personas que no requieren hospitalización, pero tienen un mayor riesgo de evolución de la enfermedad, ahora hay algunos tratamientos disponibles, aunque su disponibilidad es escasa.

Paxlovid

  • Medicamento antiviral que consiste en dos tipos de comprimidos, nirmatrelvir y ritonavir, que se administran por vía oral durante 5 días.
  • Parece reducir el riesgo de hospitalización o muerte en un 88 %.
  • Interactúa con muchos otros medicamentos, por lo que solo ciertas personas son elegibles para utilizarlo.

Molnupiravir

  • Medicamento antiviral que se indica para administración por vía oral durante 5 días.
  • Parece reducir el riesgo de hospitalización o muerte en aproximadamente un 30 %.

Anticuerpos monoclonales

  • Proteínas fabricadas en laboratorio que actúan como anticuerpos humanos en el sistema inmunitario; se administran por infusión intravenosa.
  • Hay tres tratamientos con anticuerpos monoclonales autorizados, pero solo sotrovimab puede ser eficaz contra Ómicron.
  • Un estudio determinó que sotrovimab redujo el riesgo de hospitalización o muerte por COVID-19 en un 85 %.

Judy Tung, M.D. es Jefa de la Sección de Medicina Interna para Adultos en la División de Medicina Interna del NewYork-Presbyterian/Weill Cornell Medical Center y médica de atención primaria en el NewYork-Presbyterian Lower Manhattan Hospital. También es Vicedecana de Desarrollo Docente en Weill Cornell Medicine.

Additional Resources

  • Obtenga información sobre las pruebas de COVID-19 en nuestra guía de expertos, que incluye cuándo hacerse la prueba y qué tan precisa es cada una.

  • Si no se siente bien, considere usar el servicio de atención virtual de urgencia de NewYork-Presbyterian para consultas sobre los síntomas que no ponen en peligro la vida, como fiebre, tos, malestar estomacal o náuseas. Obtenga más información en nyp.org/urgentcare.

DE UN VISTAZO

EXPERTO DESTACADO

Consult an Expert

Encuentre a un médico o llame al
877-697-9355