Cómo usar una mascarilla facial: su guía sobre lo que debe y no debe hacer

Las mascarillas faciales pueden ayudar a detener la propagación del coronavirus solo si las usa correctamente. Un médico especialista en enfermedades infecciosas de NewYork-Presbyterian explica cómo hacerlo.

Picture of a white face mask with little black stars

Las mascarillas faciales se han convertido en accesorios esenciales en el esfuerzo por prevenir la propagación de COVID-19. Pero es fundamental usarlas y manipularlas correctamente para protegerse a si mismo y a los demás.

“Las mascarillas faciales están diseñadas para actuar como una barrera entre las vías aéreas y el mundo exterior”, dice el Dr. Ole Vielemeyer, director médico de Weill Cornell ID Associates and Travel Medicine de la División de Enfermedades Infecciosas de NewYork-Presbyterian/Weill Cornell Medical Center y Weill Cornell Medicine. “Al usar una mascarilla que cubre la boca y la nariz, reducirá el riesgo de actuar como fuente de propagación de la enfermedad al retener sus propias gotitas en la mascarilla, y además, reducirá el riesgo de enfermarse a través de las gotitas que contienen el coronavirus al impedirles el acceso a sus vías respiratorias”.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) recomienda que todos usen una mascarilla facial al estar en lugares públicos cuando sea difícil mantener el distanciamiento social, como en los supermercados y las farmacias y en el transporte público. Desde Nueva York y Nueva Jersey, hasta Hawái, varios estados exigen ahora el uso de mascarillas faciales en lugares públicos.

Estas son especialmente importantes para detener la propagación del coronavirus porque las personas pueden transportar y propagar el virus incluso cuando no presentan síntomas. “Los pacientes presintomáticos y asintomáticos podrían perfectamente representar la mitad, tal vez hasta el 80 %, de las transmisiones”, comenta el Dr. Vielemeyer.

Pero para que una mascarilla sea efectiva, debe utilizarse correctamente, agrega. Aquí, el Dr. Vielemeyer comparte con Health Matters lo que usted necesita saber sobre el uso de mascarillas faciales, desde cómo colocarlas adecuadamente hasta cómo limpiarlas, consejos que, según él, necesitará para el futuro inmediato.

“La pandemia está lejos de terminar”, agrega el Dr. Vielemeyer. “Necesitaremos protegernos a nosotros mismos y a los demás a través de varias maneras, incluyendo el uso de mascarillas faciales durante algún tiempo, probablemente meses. Por lo tanto, establecer una rutina segura y razonable en torno al uso de mascarillas faciales es una buena idea”.

Elija la mascarilla correcta

Use una mascarilla facial de tela hecha de algodón o de un material similar. Esta actúa como una barrera física que ayuda a reducir la propagación del virus a través de gotitas de la boca y la nariz, pero permite respirar a través de la tela. Estas mascarillas se pueden comprar o hacer en casa. Habitualmente, también se pueden usar mascarillas médicas (mascarillas quirúrgicas simples) si están disponibles, aunque los CDC piden a las personas que las reserven para los trabajadores de la salud. Las mascarillas médicas son usadas comúnmente por los médicos, enfermeros, dentistas y pacientes con tos para prevenir la propagación de enfermedades a través de las gotitas. El respirador N95 con mascarilla previene la inhalación de partículas pequeñas que se trasmiten por el aire, y se debe reservar para trabajadores de la salud ya que estos están en contacto cercano con los pacientes que están siendo tratados, dice el Dr. Vielemeyer.

Cubra su boca y nariz ajustando firmemente la mascarilla

Una mascarilla facial está diseñada para actuar como una barrera entre su sistema respiratorio y el mundo exterior. Por lo tanto, esta debe cubrir la boca y la nariz, y debe ajustarse firmemente pero sentirse cómoda en la cara. La mayoría de las mascarillas tienen lazos o correas que van detrás de la parte posterior de la cabeza o alrededor de las orejas para lograr un ajuste perfecto. Muchas mascarillas comerciales vienen en diferentes tamaños, y debe elegir la que mejor se adapte a usted. Las mascarillas que son muy pequeñas, y las que son muy grandes y dejan espacios entre la cara y la mascarilla, son menos efectivas. Las mascarillas que no cubren la boca y la nariz, ya sea porque son muy pequeñas o porque no están diseñadas correctamente, no deben usarse. Aunque es común ver que las personas usan las mascarillas solo para cubrir la boca, esto prácticamente no brinda protección.

Colóquese y quítese la mascarilla correctamente

Tenga las manos limpias cuando se coloque la mascarilla. Cuando regrese a casa, lávese las manos antes de sacarse la mascarilla y quítela por la parte de atrás, tomándola por los lazos o correas para las orejas. Asegúrese de dejar la mascarilla en un lugar seguro exclusivo, como una bolsa, hasta que la lave, y luego, vuelva a desinfectar sus manos. Si hay muchos miembros en su hogar, asegúrese de manipular solo su mascarilla.

No toque la mascarilla una vez colocada

Asegúrese de colocar la mascarilla correctamente, procure ajustarla firmemente, especialmente alrededor de la nariz, y asegúrela en la parte posterior de la cabeza o detrás de las orejas. De esta forma no tendrá que ajustar la mascarilla luego, ya que podría contaminarla si la toca cuando no tiene las manos limpias, y podría contaminar sus manos también. Resista la tentación de tocarse el rostro o la mascarilla si siente picazón en la piel. La mayoría de las veces, la picazón se irá si no se rasca. Si toca la mascarilla involuntariamente, limpie sus manos inmediatamente. Es muy útil tener un frasco pequeño de desinfectante para manos en su bolsillo, en caso de que realmente tenga que tocar la mascarilla.

No baje la guardia

Usar una mascarilla facial es la única forma de protegerse a usted y a la sociedad. La mascarilla no reemplaza  otras medidas de prevención sino que las complementa. El distanciamiento social sigue siendo una de las medidas más importantes para protegerse de contraer COVID-19, así como para aplanar la curva de la pandemia. Una mascarilla facial no es un “pase libre” para no realizar distanciamiento social o dejar de lado otras medidas de protección. Recuerde, las gotitas caen sobre las superficies y el virus se puede transmitir al tocar las superficies contaminadas, como perillas y carritos de compras, por lo que lavarse las manos con más frecuencia sigue siendo muy importante.

Lave la mascarilla facial con frecuencia

Lave la mascarilla facial con frecuencia, preferentemente siempre que la use. Las mascarillas deben lavarse y secarse a alta temperatura. Una buena opción puede ser hervirlas por separado durante 10 minutos con algún detergente. Usar lejía para desinfectarlas también puede ser útil. Antes de lavarlas, las debe guardar dentro de una bolsa plástica con cierre y no debe mezclarlas con el resto de la ropa para lavar ni con las mascarillas limpias. Se recomienda tener, al menos, cinco mascarillas para que pueda lavarlas correctamente entre cada uso. Además, asegúrese de no compartir mascarillas con los demás miembros del hogar. Las mascarillas médicas son descartables y están diseñadas para ser desechadas después de usarlas.

Tome medidas en el hogar para evitar que sus anteojos se empañen

Muchas personas se fastidian porque sus anteojos se empañan cuando usan mascarillas. La mejor prevención es que la mascarilla se ajuste perfectamente al puente de la nariz. De esta forma, no se escapará aire por ese lugar que puede hacer que se empañen los anteojos y dificultar la visión. Pruebe el ajuste de la mascarilla antes de salir de su hogar respirando con fuerza varias veces. Si los anteojos se empañan, ajuste la mascarilla (apriete el ajuste alrededor del puente de la nariz) y vuelva a probarla hasta que no se empañen los anteojos y su vista sea clara.

No coloque mascarilla a un bebé

Los bebés e infantes menores de 2 años no deben usar mascarillas faciales, pero sí los niños. Es muy importante que los adultos a cargo usen mascarillas cuando les pidan a los niños mayores de 2 años que las usen. De esta forma, el niño probablemente se dejará la mascarilla puesta y no se asustará. Los bebés y menores de 2 años no pueden comprender completamente todas las instrucciones, por lo que el uso de la mascarilla no es efectivo. Afortunadamente, los niños pequeños tienen un muy bajo riesgo de enfermarse gravemente de COVID-19. Es importante encontrar mascarillas que se ajusten correctamente, incluso para los niños.

Use una mascarilla en el hogar si está enfermo

Para las personas que no muestran síntomas, generalmente no hay motivo para usar una mascarilla en el hogar. Sin embargo, si un miembro de la familia tiene una infección confirmada de COVID-19 o tiene síntomas típicos de la enfermedad, la persona infectada debe autoaislarse dentro del hogar en la medida que sea posible en una habitación y baño por separado, si están disponibles. Cuando se interactúe con otros miembros de la familia, por ejemplo para brindar atención o llevar comida, la persona infectada y la no infectada deben usar mascarillas. Recuerde, si tiene síntomas típicos de la enfermedad, debe realizar la cuarentena en el hogar y no debe salir en absoluto a lugares públicos.

Transmita el mensaje correcto

El uso de una mascarilla transmite un mensaje positivo en la lucha contra COVID-19.

“En 2020, las mascarillas usadas por los trabajadores de primera línea ya se han convertido en un símbolo de valentía, resistencia e incluso heroísmo”, dice el Dr. Vielemeyer. “Tal vez, cuando todos las usen, el 2020 será también el año en que las mascarillas se conviertan en un símbolo de resurgir del aislamiento, de reunirse, y de entender hasta qué punto estamos todos juntos en esto. Usaremos las mascarillas por un tiempo, con suerte mientras construimos un mejor mañana”.

El Dr. Ole Vielemeyer es profesor asociado de medicina clínica en Weill Cornell Medicine y director médico de Weill Cornell ID Associates and Travel Medicine, parte de la División de Enfermedades Infecciosas de NewYork-Presbyterian/Weill Cornell Medical Center y Weill Cornell Medicine. Además de su pasión por las enfermedades infecciosas clínicas (incluida la medicina del viajero) y por la enseñanza, su interés radica en el desarrollo de proyectos de investigación clínica destinados a mejorar la transición de la atención hospitalaria a la atención ambulatoria de los pacientes con infecciones crónicas.

Start a Conversation

Linkedin Pinterest Print