La variante Delta: Lo que necesita saber

Un especialista en enfermedades infecciosas analiza los peligros de la variante del coronavirus más transmisible y la mejor manera de protegernos.

La propagación de la variante Delta ha puesto en alerta máxima a países de todo el mundo. En Sudáfrica se han impuesto toques de queda y se han prohibido las reuniones; en Bangladesh se cerró el acceso al transporte público; y partes de Australia tienen prohibición de circulación y el uso de mascarilla es obligatorio.

Según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, la variante Delta está en camino de representar el 90 % de los nuevos casos de COVID-19 en la Unión Europea para finales de agosto, y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) esperan que la variante Delta supere a la Alfa como cepa dominante en los Estados Unidos este verano.

“La cepa Delta actualmente representa alrededor del 83 % de los casos de COVID-19 en EE. UU. y es la variante que está aumentando más rápidamente en todo el país”, afirma el Dr. Roy M. Gulick, jefe de la División de Enfermedades Infecciosas en NewYork-Presbyterian/Weill Cornell Medical Center y profesor de medicina en Weill Cornell Medicine.

El Dr. Gulick habló con Health Matters sobre la variante Delta: el peligro que representa, por qué es más transmisible y cómo podemos vencerla.

Dr. Roy Gulick

Dr. Roy M. Gulick

Health Matters: ¿Qué es la variante Delta?
Dr. Gulick: Al igual que otros virus, los coronavirus, incluido el SARS-COV-2, el virus que causa COVID-19, puede cambiar (o mutar) con el tiempo. Esto conduce a diferentes variantes virales, que han surgido en diferentes partes del mundo. Las variantes originalmente fueron nombradas por su lugar de origen y con letras y números, pero la Organización Mundial de la Salud ahora las nombra con letras griegas.

La variante Delta se llamó originalmente B.1.617.2; se identificó por primera vez en la India a fines de 2020 y se está extendiendo rápidamente por todo el mundo. Ahora es la cepa viral dominante en el Reino Unido. Los CDC estiman que Delta se convertirá en la cepa viral dominante en los EE. UU. en el mes de julio.

Los CDC han calificado a la variante Delta como “preocupante”. ¿Qué significa eso?
Las variantes del SARS-COV-2 pueden tener propiedades diferentes a las del virus original. Las variantes preocupantes son aquellos virus que pueden transmitirse entre personas más fácilmente, causan una enfermedad por COVID-19 más grave, son menos susceptibles a los anticuerpos resultantes de una infección natural o vacunación y al tratamiento o estrategias de prevención de COVID-19, o son más difíciles de detectar.

La variante Delta parece ser más transmisible y puede estar asociada con una enfermedad por COVID-19 más grave, por lo que esto podría conducir a otro brote de casos en poblaciones no vacunadas. 

¿Qué hace que una variante sea más transmisible?
Algunas variantes virales pueden crecer mejor en las células humanas y producir mayores cantidades del virus; los niveles más altos de virus pueden aumentar la eficiencia de transmisión a otras personas. La variante Delta es entre un 50 % y un 60 % más transmisible que el virus original.

 ¿Ofrecen las vacunas protección contra la variante Delta?
La vacunación completa con las vacunas de ARNm (Pfizer y Moderna) ofrecen una buena protección contra la variante Delta y las otras variantes comunes. (De hecho, un estudio reciente determinó que dos dosis de la vacuna de Pfizer eran un 88 % efectivas en la protección contra la enfermedad sintomática causada por Delta). La vacuna de Johnson & Johnson aún no se ha probado, pero es probable que también ofrezca protección, aunque posiblemente a una tasa menor.

¿Cómo detenemos la propagación de la variante Delta?
Las vacunas son la mejor herramienta que tenemos para poner fin a la pandemia de COVID-19. Las personas que no pueden vacunarse o no responden a las vacunas (por ejemplo, personas con sistemas inmunológicos comprometidos) deben continuar usando una mascarilla, lavarse las manos y practicar el distanciamiento social. La Organización Mundial de la Salud y los funcionarios de salud del condado de Los Ángeles han recomendado recientemente que las personas vacunadas deben seguir usando mascarillas en espacios cerrados. Esto se debe a la creciente propagación de la variante Delta en todo el mundo. Y después de disminuir durante semanas, los casos de COVID-19 en EE. UU. están aumentando de nuevo, principalmente en los estados del oeste y del sur con bajas tasas de vacunación.

Las variantes virales ocurren cuando el virus se transmite y se reproduce. Las vacunas contra COVID-19 son clave para controlar la pandemia y prevenir el desarrollo de variantes futuras. Las vacunas actuales son muy eficaces y no solo previenen la infección, sino que también reducen eficazmente la transmisión a otras personas.