Cómo lidiar con el dolor en tiempos de COVID-19

Con tantas personas que enfrentan una pérdida repentina, un experto ofrece consejos sobre cómo consolar a los demás, al igual que modos de procesar su propio dolor durante una pandemia.

Woman coping with grief or loss.

El estado de Nueva York se ha visto especialmente afectado durante la pandemia de COVID-19, con más de 336,000 casos confirmados, casi 75,000 hospitalizaciones y más de 27,000 muertes a mediados de mayo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Hacer frente a una pérdida es difícil, pero hacerlo durante el período de COVID lo es aún más. Con frecuencia, la pérdida de vidas por el coronavirus es repentina, y los miembros de la familia no pueden estar al lado de sus seres queridos debido a restricciones establecidas para detener la propagación de la infección. La separación solo se suma al dolor y la tristeza de los seres queridos que quedan atrás.

La Dra. M. Katherine Shear, directora fundadora del  Center for Complicated Grief de Columbia University’s School of Social Work y profesora de Psiquiatría de Marion E. Kenworthy, ha pasado su carrera estudiando y tratando el duelo. Ella dice que una de las mejores maneras de ayudar a una persona que está de luto es darle la oportunidad de hablar.

“Simplemente escuchar ayuda a la mayoría de las personas cuando tienen mucho dolor emocional”, dice la Dra. Shear. “Es difícil hablar sobre el dolor; necesitamos sentirnos conectados con la persona con la que estamos hablando y necesitamos sentirnos emocionalmente seguros, como si les importara y estuvieran interesados y quisieran escuchar lo que tenemos que decir”.

La Dra. Shear señala que puede ser difícil solo escuchar a alguien mientras expresa dolor emocional.

“La mayoría de las personas tenemos un instinto natural de cuidado que nos hace querer calmar a la otra persona y eliminar el dolor”, explica. “Sin embargo, cuando alguien lamenta la pérdida de algún ser querido, realmente no podemos quitarle ese dolor. Solo podemos estar dispuestos a escuchar y compartir este dolor muy humano”.

Dr. M. Katherine Shear, expert on coping with grief during COVID-19.

Dr. M. Katherine Shear

Además de las dificultades emocionales de perder a un ser querido por el coronavirus, está el cese de los rituales tradicionales como las conmemoraciones, shivas y los servicios funerarios que ayudan a los sobrevivientes a despedirse. La Dra. Shear dice que aún podemos consolar a los demás con nuestra presencia, demostrando nuestro cuidado por la persona, nuestra voluntad e interés en pasar tiempo con ellos, escuchando lo que tienen que decir y compartiendo historias de las personas fallecidas.

“Gran parte de nuestro consuelo es no verbal”, dice, pero esto requiere algún tipo de interacción física. “Esto es lo que es mucho más difícil durante el período de COVID. Sin embargo, [con videollamadas] no es imposible. Necesitamos despejar nuestras mentes y corazones de la ira, la culpa y la ansiedad dentro de nuestras posibilidades y, a partir de ahí, tratar de ser creativos para estar presentes con nuestros amigos y familiares todo lo que sea posible y de la manera que podamos”.

Health Matters le pidió a la Dra. Shear que compartiera consejos para aquellos que sufren la pérdida repentina de un ser querido y se enfrentan al dolor.

Sepa que sus sentimientos son válidos. El dolor es complicado y es una respuesta natural frente a una pérdida. No hay formas correctas o incorrectas de experimentarlo. Por supuesto, hay puntos en común, pero nuestra respuesta a la pérdida es diferente en persona y también para cada persona que perdemos. En general, el dolor comienza de manera aguda con emociones intensas, pensamientos preocupantes, reacciones físicas y comportamientos enfocados en honrar, cuidar y sentirse cerca de las personas afligidas. Con el tiempo, a medida que nos adaptamos a la pérdida aceptando su realidad y restaurando nuestro bienestar, el dolor se integra y encuentra un lugar en nuestra vida.

Entienda que la pérdida repentina es impactante y difícil de comprender. Después de una pérdida dolorosa, es fácil imaginar formas en las que esto no habría sucedido. Esto es algo que casi todas las personas hacen. Cuando un ser querido muere repentinamente, en circunstancias difíciles, como sucede con las muertes de COVID-19, la tendencia a quedar atrapado en imaginar todo tipo de escenarios alternativos es aún más fuerte. Esto se llama “descarrilar” porque puede desviar el proceso de curación adaptativa.

Use los principios de la oración de la Serenidad. Debe aceptar lo que no puede cambiar; esto significa aceptar la muerte, pero también la presencia de la pandemia y sus consecuencias. También necesita coraje, creatividad y fortaleza para cambiar lo que pueda. Esto significa encontrar formas de restaurar su bienestar y hacer frente a la pandemia, que incluye tres componentes básicos: 1) actuar de manera consistente con valores personales importantes o intereses profundamente arraigados, 2) sentirse competente para abordar y enfrentar desafíos importantes en la vida, y 3) tener un sentido de pertenencia y de importancia por el mundo.

Tenga cuidado con los pensamientos que puedan descarrilar su proceso de curación. Si ocupan demasiado espacio en su mente, ciertos tipos de pensamientos, sentimientos o comportamientos naturales pueden descarrilar la curación durante el duelo agudo. Estos incluyen protestar por la muerte; responsabilizarse a sí mismo, culparse, sentir ira o vergüenza; imaginar formas en que las cosas podrían haber sido diferentes; perder la fe en sí mismo o en los demás; evasión desmedida de recordatorios de la pérdida; y aislamiento social extremo.

No deje que la culpa lo abrume. Es probable que se sienta culpable por sobrevivir. Esto es muy natural, pero se debe tener en cuenta y prestar atención, y al mismo tiempo intentar que esto no tome el control y guíe sus elecciones a medida que avanza. En otras palabras, debe permitirse sentir alegría y satisfacción en su vida nuevamente. Eso puede llevar un tiempo. Solo trate de no reprimir sus emociones positivas y disfrutarlas.

 

Additional Resources

La Dra. M. Katherine Shear, M.D., es directora fundadora del Center for Complicated Grief de Columbia School of Social Work y profesora de Psiquiatría de Marion E. Kenworthy. La Dra. Shear es investigadora clínica y trabajó primero en ansiedad y depresión. Durante las últimas dos décadas, se ha centrado en comprender y tratar a las personas que experimentan un dolor persistente e intenso. Desarrolló y probó la terapia de duelo complicada (complicated grief therapy, CGT), una intervención dirigida a corto plazo, y confirmó su eficacia en tres grandes estudios financiados por el National Institute of Mental Health (Instituto Nacional de Salud Mental). La CGT se basa en la fortaleza y se centra en fomentar la adaptación a la pérdida. La Dra. Shear es ampliamente reconocida por su trabajo sobre el duelo, incluso ha obtenido premios en clínica e investigación por parte de la Association for Death Education and Counseling y autora invitada de artículos para UpToDate y New England Journal of Medicine.