Embarazo y COVID-19: De qué manera se relaciona la cantidad de personas por hogar con las tasas de infección

Un estudio de casi 400 mujeres embarazadas es uno de los primeros que muestra que la hacinamiento en los hogares y el estado socioeconómico del vecindario son factores de riesgo de contraer COVID-19.

Exterior of apartment building with lots of windows and fire escapes.

Un estudio de casi 400 mujeres embarazadas en la ciudad de Nueva York es uno de los primeros que muestra que aquellos que viven en vecindarios con más hacinamiento en el hogar tienen un mayor riesgo de infectarse del coronavirus que causa COVID-19. Las mujeres embarazadas que viven en vecindarios con un estado socioeconómico más bajo también tienen un mayor riesgo de infección.

Dr. Cynthia Gyamfi-Bannerman

Dr. Cynthia Gyamfi-Bannerman

“Uno podría pensar que debido a que la ciudad de Nueva York está demasiada poblada, hay poco que pueda retrasar la propagación del virus, pero nuestro estudio sugiere que el riesgo de infección está relacionado con el hogar, en lugar de la densidad urbana”, dice la coautora, Dra. Cynthia Gyamfi-Bannerman, catedrática en el Ellen Jacobson Levine y Eugene Jacobson Profesora de Salud de las Mujeres del Departamento de Obstetricia y Ginecología de Columbia y especialista en Medicina maternofetal del NewYork-Presbyterian/Columbia University Irving Medical Center.

Los investigadores examinaron las relaciones entre la infección por SARS-CoV-2 y las características del vecindario y del edificio de 396 mujeres que dieron a luz en el NewYork-Presbyterian/Columbia University Irving Medical Center o el NewYork-Presbyterian Allen Hospital durante la cumbre del brote de COVID-19 en la ciudad de Nueva York.

Desde el 22 de marzo, todas las mujeres ingresadas en los hospitales para alumbramiento han sido examinadas para detectar el virus, lo que les dio a los investigadores la oportunidad de detectar todas las infecciones, incluidas las infecciones sin síntomas, en una población definida.

La densidad del hogar, el indicador más importante de COVID-19

El indicador más importante de infección por COVID-19 entre estas mujeres fue residir en un vecindario dónde los hogares con muchas personas son comunes. Las mujeres embarazadas que vivían en un vecindario con una alta “membresía familiar”, lo que significa muchas personas por hogar, tenían tres veces más la propabilidad de estar infectadas con el virus, y mayor hacinamiento en el hogar (definido como una familia con más de una persona por habitación) en el vecindario también era un factor.

Sin embargo, no hubo asociación entre la infección y la densidad de población general.

“La ciudad de Nueva York tiene la mayor densidad de población de cualquier ciudad de los Estados Unidos, pero nuestro estudio reveló que los riesgos están más relacionados con la densidad en los entornos domésticos que la densidad en la ciudad o en los vecindarios”, dice Gyamfi-Bannerman.

“Para nuestras pacientes embarazadas, eso puede significar aconsejar a las mujeres sobre el riesgo de infección si están considerando traer a otros miembros de la familia para ayudar durante el embarazo o el posparto”, dice ella. Esto también indica la necesidad de proveer mayor orientación e información sobre medidas de seguridad para las mujeres embarazadas que viven en hogares con múltiples generaciones.

Dr. Alexander Melamed

Dr. Alexander Melamed

Implicaciones en la salud pública

El estudio, publicado en el Internet el 18 de junio en JAMA, Journal of the American Medical Association, también revela información importante para los funcionarios de salud pública.

“Nuestro estudio muestra que el estado socioeconómico del vecindario y el hacinamiento de los hogares están fuertemente asociados con el riesgo de infección”, dice el líder del estudio, el Dr. Alexander Melamed, catedrático asistente de Obstetricia y Ginecología de Columbia University Vagelos College of Physicians and Surgeons y oncólogo ginecológico de NewYork-Presbyterian/Columbia University Irving Medical Center.

Por ejemplo, el estudio muestra que las mujeres tenían el doble de la probabilidad de contraer COVID-19 si vivían en vecindarios con altas tasas de desempleo. Estos datos pueden ayudar a los responsables de las políticas públicas a la hora de crear planes de intervención para reducir la propagación en el futuro.

“El conocimiento de que las tasas de infección por SARS-CoV-2 son más altas en los vecindarios de bajos ingresos y entre las personas que viven en hogares hacinados”, dice el Dr. Melamed, “podría ayudar a los funcionarios de salud pública a adoptar medidas preventivas, como distribuir mascarillas o información educativa culturalmente competente para estas poblaciones cuando sea necesario”.

Start a Conversation

Linkedin Pinterest Print