Stories of Science, Care & Wellness
Close Menu

Managing Diabetes During the COVID-19 Outbreak – Spanish

Una endocrinóloga explica por qué las personas que tienen diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave a consecuencia de contraer COVID-19, y qué deben hacer para disminuir la amenaza.

La enfermedad del COVID-19 puede afectar a cualquiera. Pero es cada vez más claro que las personas con afecciones como la diabetes corren un riesgo mayor al promedio de padecer una enfermedad grave o de morir si contraen COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus.

“La información disponible sugiere que las personas que tienen diabetes tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones por COVID-19”, dice la Dra. Jacqueline Y. Lonier, endocrinóloga de adultos en Naomi Berrie Diabetes Center del NewYork-Presbyterian/Columbia University Irving Medical Center. “Esto podría deberse a los efectos de los altos niveles de glucosa en sangre, pero también puede estar relacionado con la edad y otras comorbilidades como la hipertensión, la enfermedad cardíaca y la obesidad”.

De las 5,700 personas hospitalizadas por COVID-19 en la región de Nueva York, casi un tercio tenía diabetes, según un informe nuevo de la American Medical Association.

La diabetes no controlada ha estado asociada con un riesgo mayor de insuficiencia respiratoria debido a la COVID-19, explica la Dra. Lonier. Los pacientes con diabetes que contraen COVID-19 también tienen un mayor riesgo de padecer cetoacidosis diabética (diabetic ketoacidosis, DKA), una complicación que amenaza contra su vida y que ocurre cuando el cuerpo no produce suficiente insulina y, a consecuencia, causa altos niveles de ácidos llamados cetonas.

“Estamos atendiendo un gran número de pacientes con diabetes tipo 2 que son admitidos en el hospital por COVID-19 y que tienen DKA”, dice la Dra. Lonier, que también es profesora asistente de Medicina en Vagelos College of Physicians and Surgeons de Columbia University. “Esto es algo que habitualmente se asocia con la diabetes tipo 1, pero también puede desarrollarse en personas con tipo 2 que están gravemente enfermas, no sólo con COVID-19, sino con otros tipos de infecciones graves, o que están bajo un estrés fisiológico significativo como un ataque al corazón o un derrame cerebral”.

La DKA puede ser difícil de abordar. “Requiere controles frecuentes de azúcar en sangre y controles adicionales que pueden ser desafiantes en este tipo de circunstancias”, dice la Dra. Lonier.

Es incierto si mantener un control estricto del nivel de azúcar en sangre evitará que los pacientes diabéticos sean hospitalizados de contraer COVID-19, explica la Dra. Lonier, aunque esto puede ayudar. “Sabemos que puede ser más difícil recuperarse de la infección si el nivel de azúcar en sangre es alto”, comenta.

La Dra. Lonier ha desarrollado consejos específicos para las personas con diabetes a fin de ayudarlas a evitar las peores consecuencias de COVID-19. “Tienen una afección adicional que es necesario monitorear y asegurarse de que esté lo más controlada posible”, explica. La Dra. sugiere que los pacientes que tienen diabetes realicen lo siguiente:

Usar telemedicina

Si necesita consultar con su médico, considere realizar una visita remota. “En nuestro centro, hemos cambiado todas las visitas al consultorio por videoconsultas”, dice la Dra. Lonier. “Si una persona no tuvo recientemente una consulta con su médico, ya sea endocrinólogo o médico de atención primaria, debe comunicarse y programar una consulta virtual”.

Puede ser difícil realizarse un análisis regular de sangre durante la cuarentena, agrega la Dra. Lonier. “A menos que sea absolutamente necesario, en este momento no se requerirá que se realice la prueba de A1C (un análisis de sangre para la diabetes que se correlaciona con el nivel promedio de glucosa en sangre de los últimos tres meses)”, agrega. “Pero si usted habitualmente controla sus niveles de azúcar en sangre, tendrá bastante claro su control de nivel actual de glucosa”.

Abastecerse de los medicamentos necesarios

“Ahora es un buen momento para verificar y asegurarse de que las recetas estén al día”, dice la Dra. Lonier. “Me estoy asegurando de que todos mis pacientes tengan recetas actualizadas, que las repongan a tiempo, y que guarden alguna adicional, si está disponible”.

Si le preocupa salir de su casa, la mayoría de las farmacias harán entregas a domicilio, agrega la Dra. Lonier. “La venta por correo también es una opción”, dice la Dra. “Pero es necesario que acuda a la farmacia de forma rápida y segura a retirar los medicamentos si es la única forma de conseguirlos”.

Mantener hábitos saludables

Comer bien es esencial para mantener controlado el nivel de glucosa en sangre. Afortunadamente, dice la Dra. Lonier, muchos pacientes están cocinando más mientras se refugian en sus casa en lugar de pedir comida para llevar en un restaurante; la comida casera suele ser más saludable. “Debido a que no están comiendo mucho fuera de casa, les resulta más fácil seguir un régimen y comer más sano”, agrega. Preparar comida en casa brinda la oportunidad de comer más alimentos saludables con fibra y en porciones más pequeñas, por ejemplo.

Al estar cerrados los gimnasios y los centros de acondicionamiento físico, hacer ejercicio de forma adecuada es más difícil para algunas personas. “Las personas siguen entrenamientos en vivo y realizan ejercicios desde sus casas. Y está bien salir a dar un paseo rápido por el vecindario, si usa mascarilla y practica el distanciamiento social”, dice la Dra. Lonier. Permanezca a una distancia mínima de 6 pies de otras personas.

Esté alerta frente a la DKA

Para evitar la DKA, explica la Dra. Lonier, debe estar alerta ante los síntomas, incluidos sed, orinar con frecuencia, dolor abdominal, náuseas y vómito. Controle su nivel de glucosa en sangre con frecuencia, aumente la dosis de insulina según sea necesario y manténgase bien hidratado.

“Es importante estar preparado, tener conocimiento, pero no entrar en pánico”, agrega la Dra. Lonier.